Archivo | septiembre, 2014

Hora de Aventuras

30 Sep

blog_30sep

Ola, ola… ¡Ah, no que ya no estamos en verano! Que ya no me arrulla el vaivén del mar, que ya no contornea mi espléndida figura la arena de la playa, que ya no refresca la espuma del océano mi sobresaliente canalillo… Ejem. Comienzo de nuevo.

¡Hola! ¡Hola!

¡Hola, queridos periquitos míos! ¡Cómo os he echado de menos!

Aquí estoy de nuevo, arengada por las masas que me han impelido a volver con premura: “¿Pero no dijiste que era en septiembre?”, “¿por qué no me llegan tus post?”, “pues Fulanita ya ha empezado con su blog”, “ese Periquito remolón”…

Aunque “in extremis”, he cumplido mi compromiso de volver este mes. El 30, sí, pero en septiembre, tal como os había anunciado cuando cogía esas merecid(ísim)as vacaciones.

Haciendo un sucinto aunque necesario resumen del verano os diré que, como no podía ser de otra manera, mandé la operación Refajo al ídem muy prontito. El tema había despertado interés por parte de amigas en disposición de sumarse a mi causa, así que fue objeto de conversación y/o debate y/o escarnio. Pero al final se impuso la cordura, y dejé aparcado mi bañador que, tal como apuntaba mi querido santo, me hacía viejuna, por mi fabuloso dos piezas total-exposición.

Además, os contaré que hemos disfrutado de un verano completito, con viaje a las Germanias incluido, donde pude comprobar que allí también las madres amenazan con el socorrido y soporífero: “A la ein, a la zweia a la drei“ (lo que viene siendo nuestro a la una, a las dos a las tres).

Y como no podía ser de otra manera, mis niños han estado todo el verano chinchádose sin piedad, eso sí, movidos por discusiones de alto perfil filosófico-existencial.

-“Mamá, ayer no fui al baño”, decía Teo.

-“Eso es que tienes estreñimiento ocasional”, respondía Ada.

-¡¡Que no, que yo no tengo estreñimiento ocasional!!

– Teo tiene Estreñimiento ocasionaaaal, Teo tiene estreñimiento ocasionaaaaal.

Y así sucesivamente.

Disputas, contiendas y enfrentamientos aparte, al menos han coincidido en una tarea: dibujar como locos (para muestra la que ilustra este post) escenas de la serie Hora de Aventuras. ¿Debo sentirme mala madre por dejar que mis retoños vean unos dibujos animados que la Wikipedia define así?: “La serie transcurre en el continente de Land of Ooo, en un mundo de magia, fantasía y en un futuro post-apocalíptico en el cual, según la trama de la serie, se habla sobre una guerra nuclear, La Gran Guerra de los Champiñones, por lo que las criaturas son mutaciones por la radiación de las bombas nucleares, a excepción de Finn, El Rey Hielo, Marceline y las nuevas especies nacidas después de la guerra”.

No contestéis ahora, ya me respondo yo solita.

Con respecto a mi santo, qué deciros de un hombre que ha vuelto a quedarse con los churumbeles mientras esta que suscribe sacaba al país adelante dándole a la tecla, osease trabajando. Y menos mal, porque de haber estado yo delante mis niños no hubieran podido disfrutar de esa granja de gallinas, gatos, cabras, perros y bichitos de mejor ver que él se ocupa de procurarles cada periodo vacacional. De ciudad que es una, qué le vamos a hacer.

Ahora ya, envueltos en la vorágine escolar y con Ada iniciando eso que han llamado la ESO, ¡ay, mi niña, que mayor se nos ha hecho!, seguiré contandoos a través de este humilde blog nuestras andanzas familiares.

Cada martes, cada miércoles o lo que se tercie, que puede aquejarme un atasco de ideas… ocasional y a ver quién me salva.

Besos para todos, periquitos míos. ¡Hasta la semana que viene!

Terry Gragera
@terrygragera

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: